Dicen que era tan sólo un par de abismos marrones revoloteándome cerca.
Los miré tanto tiempo que absorbieron todo a mi alrededor.
Algunos sostienen que si no los observas más de unos minutos no hay qué perder.
Otros en cambio no podemos parar de mirarlos. Los vicios de uno… pueden ser la salvación de cualquiera. Sobretodo de quien padece ceguera. Ceguera a lo ilusiorio, a lo que genera ese acorde en la piel de uno, lo que una caricia crea en la piel de otro.
Cuando tu disfraz, ese que nos sacamos alguna vez, se eriza… el abismo no da vueltas cerca, sino que se mete debajo de ese disfraz, del tuyo y el mío… encontramos todo.
Las resplandecientes ideas de uno de buscar sin importar que haya ahí.
Sin buscar descubrí abismos revoloteándome cerca.
Quise jugar y cuando me dí cuenta…
Eran tus ojos.

PARA TODOS USTEDES

Ya sufríamos bastante,
hacía unos años la oscuridad y los malparidos,
acechaban las casas de nuestras familias,
acechaban corazones.
Los lastimaron, los quebraron,
y los escondieron a luces de todos.
Los escondieron a gritos de todos.
Muchos sabían.
Muchos sabían los fines, sin saber los comienzos.
Muchos tenían sed de vacío.
Algunos en esas épocas se creían superiores a otros.
Algunos a la fuerza eran inferiores.
Muchos huyeron.
Muchos no están.
Muchos están físicamente pero no en espíritu, y nadie los vé.
Nadie los mira… son locos.
Nadie los abrazó.
Nadie los abraza.
No es sólo un 2 de abril o un 24 de Marzo…
No es un feriado más…
Es dignidad y dolor.
Sentimiento por los que ya no están,
Solidaridad y contención al que volvió del todo.
Nuestra humanidad…
No importan las telas,
importa el contenido.
El orgullo y la tristeza de la pérdida de nuestros chicos,
nuestros pibes…
Los que se llevaron sin consentimiento,
y los que formalmente fueron a dar la vida por su país.
Todos los que no están…
Todos los que volvieron.

SI SUPIERAS…

Que tiembla el cuerpo cuando me besas, que me siento desnuda en tus ojos,
que en tus labios vivo tranquila, que en tus manos muero en paz,
que en tu perfume me descoloco, y en tu piel me escondo.
Que mirándote descanso, haciéndote el amor respiro.
Que teniéndote soy única, y viéndote dormir sonrío.
Que tu oreja es mi vulgaridad… y tus manos mi sentido.
Si supieras que mi cama cada vez que te vas…
No me deja descansar. Ni temblar. Ni morir. Ni respirar.
Todo tendría sentido, sólo si supieras.

Un lío de mil colores. ¿Por qué no? La tristeza también se vive de colores. Así me siento, un gran lío. No un disturbio oscuro, sino una angustia desordenada que no deja de apretarme el pecho. No diferencio una nitidez de otra. No huelo todas mis almas, porque hoy me duelen todas. Lo único que siento es ese olor a nada.
Vacíos de todos colores, pero los conocidos dejan de serlo, y cambian. Nunca fui buen receptor de los cambios, siempre vinieron de prepo, y no pude digerirlos. Los vacíos vuelven. Uno cree que los deja atrás, que los superó. Pero al mirarte al espejo con los ojos llenos de lágrimas sin saber qué sigue, los años pocos vuelven y el mismo sentimiento que hace muchos llantos estacionales cae como la lluvia.
Lío de emociones que abre mi piel, como el calor del fuego abre agujeros pequeños en el celofán. Si no quitamos el fuego rápidamente, cada pequeña abertura se vuelve agujero de ozono.
Así estoy, un agujero es mi piel, uno perdido, nadando en soledad, de los peores de cruzar. Me duelen las manos, soy un río sin cauce.
Me duele vivir muchas veces, cuando no sé qué vida estoy viviendo, cuándo no entiendo, ni quiero el fin.
Así es, esa palabra que no me gusta, pero aparece sin preguntar.

LA MÁSCARA DE MAYBELLINE

Las mentiras son secretos hundidos en el océano y tarde o temprano, muy tarde o muy temprano, salen sal sol. Bueno, las mentiras entre nosotros son como el efecto del tiempo y del viento en una piedra: erosión. Pero en el rico sistema de la humanidad, la erosión nos desintegra en minutos. Causa dolor y angustia en el que la recibe por saber que “x” estado de cuestiones no era tal, justamente, y creo, que a nadie le gusta sentirse nadando en un maremoto violento de incertidumbre. Hay personas que mintieron mucho, algunas que mienten mucho y otras que mentirán mucho. Ayer, hoy u mañana hacen daño. Ni el propio mentiroso se merece una mentira.
De diez palabras, ocho son inexactas. Hay seres que mienten por necesidad y muchas otras razones en las que no existe la necesidad. Nunca existe. Veamos ejemplos:
- No tener ovarios o testículos para enfrentar la situación que eligen vivir pero que no reconocen;
- No saber cómo decir la verdad (sucede diariamente y algunos lo llaman ocultación);
- Por amor… MENTIRA! TERRIBLE LA CAPACIDAD DE CARADUREZ EL QUE USA ESTE ÍTEM!!;
-Por amistad. En realidad la fórmula es ser amigos y creerse propietario del otro. Se da también en múltiples tipos de relaciones: parejas, trabajo, etc. Este suele ser el punto en el cual se me saltan los poros de lugar. Ciertos individuos que creíste en los que podías confiar, que te demuestran lo mucho que te quieren (a su sana manera) y a la vez te marca una ruta en la cual ya estás manejando y cuando se te pincharon las cuatro ruedas, te quedaste en medio del desierto, sin agua y sólo. Literal. Para cuando te diste cuenta y tomaste atención a las actitudes, casi quedaste seco de sed. Después viene la parte reconfortante del oasis en el medio de la nada, que son las palabras de aquél que menos te esperás y que cronológicamente igual, le pasó lo mismo. Pero cronológicamente en distintas etapas, de los más pequeños también aprendemos, muy importante. Por lo menos, consuelo y a la vez experiencia de que no sólo uno piensa de cierta forma. Sí, es como agua cristalina.
- Por egoísmo. (Dícese de aquél que no vé mas allá de la sensibilidad de su ombligo) Algunos le encuadran la vida a los otros todo el tiempo y cuando algo sale del plan fatal se ofuscan y vuelven a mentir para continuar con el estado ideal y placentero de su trasero. Reavivamos la situación, humanizándola: Algunas personas se transforman en un confortable sillón, para que otras puedan apoyar su pulposo trasero y apreciar así con más detalle los rasgos de su ombligo. Obviamente, sin darnos cuenta a veces la gente elige ser sillón y otras ser trasero. Me siento más identificada con el sillón, no sé, ¿Será la tendencia?
- Por apariencia. Para no quedarse solos. Después de unos meses de conocerlos se les cae la cara al suelo, la careta que pintaste con tu base más cara, se raja y quedás a la vista de todos y como en ese estado no se soportan ni ellos mismos, el que tiene que dejar de romper huevos contra el piso por deporte, sos vos.
- Última carta: Creen que la única salida que les queda es meter un bolazo (mal modismo Argentino para mis amigos extranjeros), para no tener que dar explicaciones. En realidad nadie te explica en los casos anteriores antes de romperte los esquemas (por no decir otra cosa), pero al fin y al cabo terminás mintiendo.
Irónico no? Circunferencias perfectas de vida…
Nunca van a salir perdiendo. Caen como los gatos, siempre parados. Aparentan ser distintos, reales, comprensivos y tolerantes. Siempre amigos de Dios y Lucifer. (No es que Lucifer no pueda tener amigos, no. No lo tomen así. Risas) Es el “piola”, mientras que otros son los “jodidos”. Entro en el segundo grupo. Es gracioso. Por lo general, siempre dicen a todo que sí. A la semana, vemos.
Algunos dicen que hay mentiras que no tienen perdón. Tratemos de cambiar, perdonando a los demás, pero primero perdonándonos a nosotros mismos. No hay peor carga y malestar que el rencor y el resentimiento. Cada uno tiene la inteligencia y el gran poder de elegir, elegir vivir sanos y en paz. Las situaciones que nos ocurran hasta que aprendamos serán el gran ¿Para qué? que me dijo una amiga hace unos días, que debemos comprender.
Me perdono a mi misma por todo lo dicho anteriormente, mi lado carnal humano sale a veces, es la naturaleza de nosotros mismos. Pero, NO ES LO MISMO QUE EXISTAN TODO TIPO DE PERSONAS, A QUE TODO TIPO DE PERSONAS ESTÉN CERCA MÍO.

Ser sensible al todo es un detector de irregularidades,
una alerta inconsciente. Pero un aviso vivencial al fin.
Quien lo genera es alguien que nos desconcierta, por eso,
el momento nos brinda esa situación de sorpresa en nuestro alrededor.
Alteración. Surge un estado consciente de incertidumbre, intolerancia y preguntas…
Preguntas y más preguntas de la nada hacia el todo, y viceversa.
Conocerse es la llave y reaccionar con mesura la puerta,
suelo tener mil llaves y destruir las puertas. Las hago trizas. No dejo nada.
Ni siquiera una astilla sobre el suelo.
Ideal sería verte realmente, más allá de la carne,
Explotar nuestras murallas juntos,
sobrepasando la diferencia entre telas estampadas o lisas,
más allá de vos,
de todos ellos,
y de mí.
¿Qué sería el mundo sin malas versiones? ¿No?

“LIBRE”

Gracias por escribir pensamientos a los cuales no supe ponerle letras y tampoco sabía enfocar,
Los días en el transcurso de los años, me hicieron comprender.
Tus palabras fueron profundas como mi inocencia en ese momento, y hoy son tan imponentes como un mar que no conozco aún.
Yo no vivo en el sol, ni en el agua,
veo, ahí en el hoy, cómo vos has vivido hasta ayer.
Alfonsina se quedó acá cerca marcando la arena,
y vos elegiste navegar más allá para salir de tierras turbulentas.
Lejano, pero tan real y presente.
No sé dónde vivo,
pero fui tus versos varias veces,
viví mis sueños con tus poemas,
y hoy soy yo la que te escribe.

Dedicado al SR. JUAN GELMAN.

La oración que susurraste a mi oreja fue la más bella combinación de palabras del ultimo tiempo. Los tiempos… qué cosa más extraña el fluir de las horas mientras tus pies son mis uñas y tus brazos mis manos. Un color el rojo. Un beso el tuyo… y mi pelo será libre con una frecuencia incalculable.